Homeopatía y Osteoporosis

Remedios homeopáticos para la osteoporosis

Hay muchos factores que pueden contribuir a su aparición, incluyendo el proceso de envejecimiento (especialmente en mujeres después de la menopausia), la falta de ejercicio, los errores o deficiencias en la dieta, y los efectos de ciertos medicamentos. Los remedios homeopáticos no van a revertir la pérdida ósea existente, pero pueden dar al cuerpo un mejor equilibrio y ayudar a que se usen los minerales y nutrientes de manera eficiente. Los remedios homeopáticos también son útiles para el dolor de huesos y la prevención o la curación de fracturas.

Homeopatía y Osteoporosis

Tanto para empezar el tratamiento con homeopatía como para conocer cuál es la dosificación correcta, siempre debe consultarse a un profesional en homeopatía.

Los siguientes son remedios homeopáticos que se administran para tratar efectos de la osteoporosis:

  • Calcárea carbónica: Este remedio es a menudo útil para los individuos que se cansan fácilmente debido al esfuerzo y tienden a sentirse ansiosos y abrumados por el trabajo o el estrés. La persona puede sentirse friolera, floja o demasiado pesada, y también pueden sentirse peor por el frío y la humedad. El dolor de espalda, la hinchazón de las articulaciones, y sudores de cabeza por las noches son frecuentes. Las personas que necesitan este remedio tienen a menudo fuertes antojos hacia los huevos y los dulces.
  • Calcárea fosfórica: La rigidez, el dolor y la debilidad de los huesos y las articulaciones a menudo son experimentados por las personas que necesitan este remedio. El dolor en los huesos del cuello, espalda superior y las caderas puede ser angustiante. Con frecuencia puede sentirse un cansancio profundo, especialmente después de hacer ejercicio. Los depósitos de calcio y las espuelas óseas pueden desarrollarse, aunque se lleve a cabo la pérdida ósea por lo general. Y las fracturas pueden tardar en sanar. Un sentimiento de insatisfacción y un fuerte deseo de viajar o de un cambio de circunstancias se ven a menudo en personas que necesitan calcárea fosfórica.
  • Fósforo: Este remedio es a menudo útil para las personas que son sensibles, sugestionables, imaginativas, pero fácilmente se cansan o debilitan físicamente. Los huesos pueden ser menos fuertes de lo normal, o ser más lentos para sanar después de fracturarse. La debilidad se siente a menudo en la columna vertebral, con un dolor ardiente entre los omóplatos. Las personas que necesitan este remedio son a menudo altas y delgadas, con una cara que tiende a enrojecerse. El deseo hacia alimentos refrescantes (especialmente helados) y bebidas frías o carbonatadas para saciar una fuerte sed son otras indicaciones para el fósforo.
  • Silicea (también llamada sílice): Las personas que necesitan este remedio son a menudo nerviosas, se cansan con facilidad, son muy frioleras, y tienden a sudar en la noche. Tienen un aspecto refinado o delicado, y con frecuencia tienen debilidad en la columna vertebral. Sus lesiones tardan en sanar, y tienden a tener una baja resistencia a las infecciones. El ejercicio moderado a menudo reanima a la persona y mejora la energía.
  • Symphytum o Consuelda: Cuando la osteoporosis es un problema, a menudo se producen fracturas de traumatismo leve. Este remedio puede ser útil para el fortalecimiento de los huesos y la curación cuando se producen nuevas fracturas, y también es útil cuando el dolor persiste en fracturas ya curadas que tienen tiempo.

Dosis homeopática para la osteoporosis

Remedios homeopáticos para la osteoporosis

Es importante seleccionar el recurso que más se acerca a los síntomas. En condiciones en que el auto-tratamiento es apropiado, a menos que sea aprobado por un médico, una menor dosis (6X, 6C, 12X, 12C, 30X o 30C) es la que debe utilizarse. Además, las instrucciones de uso deben estar impresas en la etiqueta.

Muchos médicos sugieren que los remedios homeopáticos pueden usarse de la siguiente manera: Tomar una dosis y esperar una respuesta. Si no se observa mejoría, continuar esperando y no continuar tomando dosis. Si se encuentra una mejora significativa, se puede administrar otra dosis. La frecuencia de la dosis varía según el estado y el individuo. A veces, una dosis puede ser necesaria varias veces en una hora, en otras ocasiones una dosis pueden estar indicada varias veces al día, y en algunas situaciones, una dosis por día (o menos) puede ser suficiente.

Si la homeopatía no es efectiva en un plazo razonable de tiempo, por lo general se selecciona un remedio o tratamiento diferente.