Osteoporosis infantil

La osteoporosis en niños, también conocida como osteoporosis juvenil, puede ser causada por ciertas condiciones médicas, trastornos genéticos, algunos medicamentos, o los factores de estilo de vida como la mala alimentación y falta de ejercicio. En raros casos, la afección no tiene una causa y es conocida como la osteoporosis juvenil idiopática.

Osteoporosis infantil

El término osteoporosis significa "huesos con agujeros". La osteoporosis ocurre cuando los huesos pierden minerales como el calcio más rápidamente de lo que el cuerpo es capaz de reemplazarlo. Los huesos se hacen menos densos, pierden fuerza y ​​se rompen más fácilmente. Aunque la osteoporosis es más común en las personas mayores, especialmente en las mujeres posmenopáusicas, la condición puede ocurrir a cualquier edad.

Síntomas de la osteoporosis en niños

La osteoporosis en los niños puede no causar ningún problema obvio en el niño. Sin embargo, los signos y síntomas de la osteoporosis pueden incluir:

  • Dolor en la parte baja de la espalda, las caderas o los pies.
  • Deformidades espinales como la espalda encorvada (cifosis).
  • Una cojera crónica.

Causas de la osteoporosis en niños

En la mayoría de los casos, la osteoporosis en niños es causada por una condición médica subyacente o por los medicamentos usados ​​para tratar la condición, o un factor de estilo de vida. Las causas incluyen:

  • Condiciones médicas: incluyendo la artritis idiopática juvenil, la osteogénesis imperfecta, la diabetes, enfermedad renal, hipertiroidismo, síndrome de Cushing, enfermedad inflamatoria del intestino, fibrosis quística.
  • Medicamentos: como algunos tipos de tratamientos contra el cáncer, medicamentos anticonvulsivos (utilizados para controlar la epilepsia) o corticosteroides (utilizados para tratar una amplia gama de enfermedades como la artritis y el asma).
  • Estilo de vida: trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa o el ejercicio excesivo que conducen a la alteración del ciclo menstrual. Los niños que están postrados en cama o con prolongados períodos de inmovilidad están en mayor riesgo de osteoporosis juvenil porque no son capaces de participar en actividades de soporte de peso que fomenten la densidad ósea. La ingesta alimentaria inadecuada, el tabaquismo y el alcohol también pueden conducir a la osteoporosis en niños.
Osteoporosis en niños

Diagnóstico de la osteoporosis en niños

El diagnóstico de la osteoporosis infantil puede incluir:

  • Examen físico.
  • Historial médico.
  • Historias médicas de los miembros de la familia para detectar si la causa es un trastorno genético.
  • Una gammagrafía ósea: la absorciometría dual de rayos X (DXA) para probar la densidad ósea.
  • Los análisis de sangre.

Osteoporosis juvenil idiopática

A veces, puede encontrarse una causa subyacente. En estos raros casos, la enfermedad se llama osteoporosis juvenil idiopática. Un niño con esta enfermedad tiende a tener síntomas tales como dolor y deformidades de la columna.

En general, la osteoporosis juvenil idiopática tiende a resolverse por sí misma, y la mayoría de los niños experimentan una recuperación completa del tejido óseo. Sin embargo, la discapacidad puede extenderse a la edad adulta. La razón de esto es desconocida.

Riesgos de la osteoporosis en niños a largo plazo

A lo largo de la infancia, estamos construyendo nuestra masa ósea máxima, que se alcanza antes de los 30 años. Cuanto más masa ósea tenemos, más fuertes son los huesos, y menor el riesgo de osteoporosis más adelante en la vida.

Sin tratamiento, la osteoporosis en niños puede afectar a la integridad de los huesos e incrementar el riesgo del niño a sufrir osteoporosis y fracturas por osteoporosis en la vida adulta posterior. Las niñas con osteoporosis juvenil causada por la osteogénesis imperfecta están en mayor riesgo. El diagnóstico y el tratamiento es muy importante.

Las mujeres están en mayor riesgo que los hombres debido a que:

  • Tienen esqueletos más pequeños y menos picos de masa ósea.
  • La menopausia y la disminución asociada a la hormona femenina estrógeno es un riesgo conocido para el desarrollo de la osteoporosis.

Tratamiento de la osteoporosis en niños

En la mayoría de los casos, la osteoporosis en los niños puede ser tratada. El tratamiento de alguna condición médica subyacente es importante, si aún no se ha diagnosticado y tratado. El tratamiento depende de la causa subyacente, pero puede ser:

  • Cambiar los medicamentos si ya se está tratando la condición médica subyacente. El médico puede disminuir la dosis de algunos medicamentos (como los corticosteroides) o recetar un medicamento diferente.
  • Animar al niño a participar en un programa de ejercicio regular y adecuado con las actividades de soporte de peso prescrito por un profesional de la salud (como un fisioterapeuta o un fisiólogo del ejercicio) para fomentar el aumento de la densidad ósea.
  • El control y la revisión por un profesional de la salud es importante para asegurarse de que las actividades ayudan a promover el crecimiento de los huesos, son seguros y no causan una fractura.
  • El aumento de calcio en la dieta, incluyendo productos lácteos bajos en grasa como leche, queso y yogur y otras fuentes de calcio como verduras de hojas verdes y alimentos fortificados con calcio.
  • Cantidad adecuada de vitamina D: la mayor parte de esta vitamina se obtiene del sol, por lo que es importante exponer nuestras manos, rostros y brazos al sol durante 6-8 minutos cada día en los meses de verano (evitando el período más caluroso del día entre las 10h y 15h., y cerca de 30 minutos en los meses más fríos. Para la mayoría de la gente, es improbable que las cantidades adecuadas de vitamina D se obtengan solamente a través de la dieta.
  • Tomar suplementos de calcio y vitamina D si es necesario, consultando siempre previamente con el médico.
  • Proteger a los niños contra las fracturas, por ejemplo, evitando los deportes de contacto.
  • Evitar la cafeína (como el café, el té y los refrescos que contengan cafeína.).
  • Medicamentos para ayudar a controlar los síntomas (tales como el dolor), o medicamentos que fomentan la resistencia ósea (bifosfonatos) en el caso de la osteoporosis severa. Preguntar al médico las opciones de medicamentos.