Tratamientos para la osteoporosis

El tratamiento para la osteoporosis dependerá de los resultados de las pruebas de densidad ósea, edad, género, historia clínica y la severidad de la condición. El tratamiento común de la osteoporosis involucra en la medida de lo posible a cambios de estilo de vida y medicamentos. Y su objetivo es maximizar la densidad ósea y reducir el riesgo de fractura ósea.

Tratamientos para la osteoporosis

Cambios en el estilo de vida

Ejercicio

En la medida de lo posible, el ejercicio para mantener un peso normal, debe mantenerse (por ejemplo: senderismo, tenis y golf), ya que puede ayudar a reducir la pérdida ósea y estimula la formación de hueso nuevo. Para ser de beneficio, los médicos recomiendan al menos 30 minutos de ejercicio al menos tres veces a la semana. Antes de comenzar cualquier ejercicio, es importante consultar a un médico para asegurarse de que el ejercicio propuesto es seguro para llevar a cabo.

Cambios en la dieta

A medida que el cuerpo no puede producir su propio calcio, una dieta rica en calcio es necesaria y ayuda a reducir la tasa de pérdida de masa ósea. La vitamina D es también esencial, ya que permite la eficaz absorción del calcio por el cuerpo. Comer una dieta equilibrada que incluya calcio y alimentos ricos en vitamina D es importante en el suministro de calcio a los huesos. Los alimentos ricos en calcio son los productos lácteos, las verduras de color verde oscuro, los frijoles, las legumbres, el pescado (especialmente sardinas o salmón, los productos de soja, cereales y frutos secos. Se recomienda tomar al menos 1000 mg de calcio cada día. Los alimentos ricos en vitamina D son las sardinas, el atún, los huevos y el hígado.

Fumar, el alcohol y la cafeína

Una persona con osteoporosis que fume deberá plantearse seriamente dejar de fumar. Los médicos se encargan de informar adecuadamente a cada paciente. Minimizar el consumo de alcohol y de cafeína (por ejemplo: té, café, refrescos de cola) también pueden ser recomendados.

Osteoporosis y estilo de vida

La exposición a la luz solar

La exposición regular pero moderada a la luz solar ayuda a producir vitamina D en el cuerpo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta, que la exposición excesiva al sol plantea otros riesgos de salud.

Reducir del riesgo de fracturas

Es importante tener un cuidado especial con el movimiento y las actividades diarias con el fin de minimizar el riesgo de fracturas. Entre ellas podría incluirse el uso de ayuda para la movilidad si existe inestabilidad al caminar, la eliminación de objetos o riesgos que pueden conducir a caídas como las alfombras, la instalación de pasamanos en áreas como zaguanes y baños, y el uso de alfombras antideslizantes en la bañera o plato de ducha. Proteger las partes vulnerables del cuerpo con relleno, como las caderas, también puede ayudar en la prevención de fracturas. Se han desarrollado protectores de cadera especiales para este propósito. Para recibir más información sobre los protectores de cadera y otros se puede acudir a una farmacia o clínicas médicas.

Medicamentos

Calcio

Si la ingesta dietética de calcio es insuficiente, los suplementos de calcio pueden ser prescritos con el fin de aumentar la cantidad de calcio disponible en el cuerpo. Se recomienda por lo general, una dosis de 1000 mg por día.

Vitamina D

Como la vitamina D es importante para la absorción efectiva de calcio en los huesos, los suplementos de vitamina D tales como el calciferol se dan generalmente en conjunción con suplementos de calcio. Una forma activada de la vitamina D, llamada calcitriol (Rocaltrol), también ha demostrado ser beneficiosa.

Los bisfosfonatos

Estos medicamentos no hormonales pueden incrementar la densidad ósea mediante la reducción de la tasa de pérdida ósea. Ha demostrado ser efectiva para reducir la tasa de fracturas en las personas con osteoporosis. Estos medicamentos se suelen administrar en un ciclo alternativo con suplementos de calcio. Los medicamentos con bisfosfonatos comunes utilizados en el tratamiento de la osteoporosis incluyen alendronato (Fosamax) y el ácido zoledrónico (Aclasta). Algunos efectos secundarios comunes de estos medicamentos son las náuseas y la indigestión. Esto puede limitar su uso en algunas personas.

TRH o Terapia de reemplazo hormonal

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) con medicamentos que incluyen estrógenos se recomiendan algunas veces para las mujeres con osteoporosis. La TRH ha demostrado reducir la pérdida de hueso y puede aumentar la densidad ósea. Si bien la TRH tiene beneficios evidentes en el tratamiento y la prevención de la osteoporosis, la investigación reciente ha indicado que existen riesgos con el uso de HRT a largo plazo. Por tanto, es importante que el médico informe al paciente sobre todos los beneficios y riesgos de tomar el medicamento.

Moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (MSRE)

Esta clase de medicamentos, también utilizada en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, puede utilizarse para prevenir y tratar la osteopporosis. Un medicamento llamado hidrocloruro de raloxifeno se encuentra disponible en la actualidad, como un tratamiento para la osteoporosis y ha demostrado su eficacia para reducir el número de fracturas en la columna vertebral. Su acción consiste en imitar los efectos del estrógeno sobre el hueso, lo que aumenta la densidad ósea por lo que puede ser considerado para su uso con las mujeres post menopáusicas que no toleran los estrógenos.

Otros medicamentos que pueden ser considerados en el tratamiento de la osteoporosis incluyen la calcitonina, fluoruro y diuréticos tiazídicos. Su uso, sin embargo, puede estar limitado tanto por los costes como por los efectos secundarios.

Tratamiento quirúrgico

Las fracturas son la principal consecuencia de la osteoporosis. La mayoría tienden a sanar sin necesidad de cirugía. A veces, sin embargo, una fractura puede ser lo suficientemente grave como para requerir cirugía para corregirla.

Las fracturas de cadera son comunes en las personas de edad avanzada con osteoporosis. En muchos casos, se requiere cirugía para reemplazar la articulación de la cadera. Se estima que más de 3.000 personas en Nueva Zelanda se fracturan la cadera cada año. Los datos demuestran que cada año son más las mujeres de Nueva Zelanda hospitalizadas con una fractura de cadera debido a la osteoporosis, que mujeres hospitalizadas a causa de cáncer de mama.